mi realidad

SI, TENGO 30 ¿Y QUE?

Me demore un poco en volver a escribir, pero la verdad es que he estado con tantas cosas y próxima también a cumplir años, que eso me dio una idea del tema del cual hablar y son los para muchas… ADORABLES 30 y para otras los… ATERRORIZANTES 30.

Y es que, si hablamos con la verdad, para las mujeres llegar a los 30 puede ser algo caótico al principio, pero satisfactorio al final, para los hombres es otra etapa de su vida en la que no se quieren alejar de su dolencia, pero la sociedad (Pareja y familia) les pide madurez.

En este momento les voy a hablar de nosotras las mujeres, hay muchas cosas que pasados los treinta nos pesan mucho más que cuando teníamos 20 y hay otras que las podemos hacer con completa libertar y orgullo porque sabemos que tenemos la edad y experiencia para hacerlo.

Imagen relacionada

Hablemos de los que nos pesa primero:

Llegados los 30 uno tiene que pensar muy bien que trago va a tomar y con quien tomar, no vaya a hacer que por tomar algo barato, terminemos como un zombi por 3 días, porque a uno ahora SÍ le da guayabo tomar; sea de un día, dos o tres (los días son proporcionales a los años que uno tiene jajajaja), a los 20 uno podía seguir de largo y el cuerpo no le pasaba factura.

Ni que hablar de la comida, luego de los 30 las mujeres por naturaleza empiezan acumular grasa en lugares que no se ve bonito estéticamente hablando, y es que, si uno decide comerse las alitas, o la hamburguesa, debe pensar que esas calorías se multiplicaran por tres y por más ejercicio o agua que uno tome no hay vuelta atrás. Eso sin olvidarnos de los diversos alimentos que nos hacen daño por el azúcar, el colón, el hígado, la vesícula, la gastritis y los demás malestares que llegan con el paso de los años.

Si de la vestimenta se trata, uno no quiere verse como la adolescente de 15 años que no le importa un c#!& como se ve porque es joven y está en la etapa de experimentar e identificar su personalidad, para tampoco quiere verse como la tía o prima cuarentona que ya perdió el sentido del buen vestir  porque dentro de su cabeza según ella hay cosas más importantes que comprarse ropa o vestirse bien y en este caso el mejor aliado para nosotras es Pinterest; es mi consejo.

Resultado de imagen para YA NO TENGO 20

Ahora ya que uno asumió su edad con dignidad y orgullo llega lo mejor parte y es sentirse orgullosa:

No hay nada más gratificante que no depender económicamente de la familia tener esa libertad económica, con sus altas y bajas pero que uno sabe que todo lo que tiene es fruto de su trabajo y dedicación.

Saber que uno ya no tiene porque mentir con la edad, porque ha vivido lo que ha querido, ha disfrutado con lo que le gusta y ha hecho las cosas en la medida justa. Sí, a veces uno se ha ido; como digo yo “de jeta contra el planeta”, pero hasta de eso ha aprendido.

Saber que a esa edad uno se ama y se respeta a tal punto de proyectarse a un futuro lleno de éxito, sin remordimiento del pasado y viviendo el presente con un solo paso a la vez.

Esos son los treinta ese paseo en auto, en el que tú decides quienes son tus acompañantes, esas personas que realmente te aportan en tu vida… son esas paradas que haces (etapas o situaciones) que disfrutas con risas o llanto, pero de las que te queda una buena experiencia de aprendizaje o anécdota, son esos gusticos que te das porque sabes que lo puedes hacer y sobre todo ese destino al cual sabes que quieres llegar con la frente en alto y diciendo SI TENGO 30 Y NO ME DA PENA DECIRLO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: